Diez cosas que debes evitar a la hora de decorar tu hogar

errores de decoracion

Decorar tu hogar para que sea funcional y acogedor puede no ser una tarea fácil. En este caso, como en muchos otros, la información es poder y por ello te contamos los errores de decoración más comunes para que puedas evitarlos a tiempo.

No medir el espacio

Aunque no lo creas es uno de los errores de decoración más comunes. A veces pensamos que a simple vista podemos estimar las dimensiones de un espacio y que con esto es suficiente para empezar a amueblarlo, pero lo mejor es que te tomes tiempo para medir las veces que sea necesario, ya que así también te permitirá sacar el máximo partido a esa estancia.

Obsesionarse por los espacios abiertos

Eliminar tabiques puede ser una solución muy útil en pisos pequeños en los que queremos ganar metros útiles, pero no siempre es una buena opción. Hay que tener en cuenta que si, por ejemplo, quieres abrir la cocina al salón esto puede dificultarte el proceso a la hora de amueblar ambos espacios. Es importante que analices antes si realmente ganarás con el cambio.

Decorar toda la casa a la vez y por completo

A todos nos gusta ver esas imágenes de antes y después en la decoración de una casa, pero a la hora de decorar la tuya lo mejor es tener paciencia y hacerlo poco a poco, añadiendo muebles y detalles que de verdad te gusten y necesites. Más vale invertir más tiempo en encontrar la pieza perfecta, que comprar por impulso y arrepentirte después.

No prestas atención a la iluminación

Tan importante es medir un espacio con exactitud como iluminarlo bien. Lo mejor es planificar el tipo de luz de cada habitación en función del uso que vayas a hacer de ella. No será necesario el mismo tipo de luz en la cocina que en el salón o el dormitorio. Opta por una luz indirecta y cálida para conseguir un lugar más acogedor, o utiliza lámparas de pie o de mesa con las que puedas regular la intensidad.

Priorizar la estética en lugar de la comodidad

No olvides que la comodidad y la funcionalidad deben ser lo más importante a la hora de amueblar tu hogar, siendo además posible hacerlo sin perder el estilo.

Evita comprar un sofá de diseño por mucho que te guste si a la hora de sentarte no te resulta cómodo, pruébalo primero. O, por ejemplo, en la cocina apuesta mejor por un suelo resistente y de fácil limpieza en lugar de otro que sea más estético.

Descuidar el tamaño de los muebles

De nada vale medir muy bien el espacio si luego no lo tienes en cuenta a la hora de elegir el tamaño de los muebles. En una habitación grande podemos colocar muebles de gran tamaño que llenen el espacio sin que parezca recargado. Sin embargo, en los espacios pequeños no hay por qué incorporar muebles pequeños, sino colocar menos para que visualmente no se vea abarrotado.

No darle importancia al almacenamiento

Todo almacenamiento es poco. Por ello es buena idea incorporar mobiliario que además de tener su propia función básica tenga la posibilidad de almacenaje, como un puf o un canapé.

Descuidar el tamaño de las alfombras.

Las alfombras aportan calidez, confort y personalidad, y para acertar a la hora de colocarlas es fundamental prestar atención al tamaño. Siempre es mejor una alfombra demasiado grande en lugar de que sea demasiado pequeña ya que quedaría ridícula.

No poner plantas

Aportan frescura y vida a cualquier estancia, por eso es importante no olvidarse de ellas en la decoración. Tanto grandes como pequeñas, en el dormitorio, en el salón o en la cocina, elije un macetero bonito e incorpóralas en tu hogar.

Subestimar la decoración del recibidor

Es lo primero que vemos al entrar en casa y por ello no debemos descuidarlo. Por pequeño que sea tu recibidor, incorpora elementos que aporten calidez como una consola o un estante en el que colocar una lámpara, un jarrón con flores, un espejo o unas velas aromáticas.

Entrada siguiente
Consejos para saber cómo decorar un dormitorio juvenil